17 de enero de 2011

Operación sueño


¡Vaya un tostón de programa!
He visto todas las ediciones de OT y más o menos me han gustado, pero la que ha empezado esta noche ha sido soporífera por todos lados. Sólo salvo al jurado, en particular a Eva, porque Argenta estuvo pesao, pesao, y Noemí en plan mujer del saco, pero aparte de la buena noticia de que el de las gafas ya no está, creo que han sido bastante justos, y aún sin querer, los protagonistas de la noche, ya que los concursantes parecía que se acababan de levantar todos de la siesta. Vaya muermos.
Cómo he echado de menos a Jesús Vázquez, con su manera tan natural de presentar el programa, y cómo me he hartado de ver sobreactuar en plan soy maravillosa, a Pilar Rubio. ¿Por qué grita tanto esta chica y por qué gesticula tanto?
Los participantes son aburridísimos y desafinan muchísimo. Y lo de Geno no lo entiendo. Han pasado los años y no creo que esté en las mismas condiciones físicas que cuando se presentó por primera vez. Si me equivoco me alegraré porque me caía bien, aunque cuando la anunciaron se quedó el público tan pancho porque nadie se acordaba de ella, y es que son la mayoría muy jóvenes, y hace diez años estaban estaban aún con los madelman y la señorita pepis.
Por cierto, Pilar le ha advertido a la última concursante que no dijera en la academia el nombre de la persona rescatada de la primera edición, y ha sido ella, en plena conexión con Nina, la que lo ha soltado: "Vamos a ver a Geno entrar en la academia" Y la Galera la quería confundir con la mirada.
Y otra cosa: ¿Qué necesidad hay por subir la audiencia, de jugar con las ilusiones de los chavales que ya están con un pie metidos en el concurso, de llevarles a esa tensión nerviosa para luego eliminarlos? Que lo hagan antes, y presenten ya con toda la alegría del mundo a los elegidos.
Por no hablar de los cortes publicitarios. Tropecientas veces han parado y además bastantes minutos cada vez, con lo que el programa se ha hecho tan eterno, que daba tiempo a echar un sueño entre conexión y conexión.
¿Y el detalle de meter una chica ciega? Puro morbo muy estilo telecinco. Pues claro que puede cantar, pero no podrá seguir las coreografías por mucho que se empeñen.
No sé si se nota que no me ha gustado nada la presentación de OT.
Espero que el próximo día, Pilar Rubio se tome un lexatín, por el bien de la audiencia.
A la que he echado de menos también ha sido a Belén Esteban. No sé cómo telecinco ha dejado pasar esta oportunidad de subir la audiencia. Habría estado muy bien donde la hubieran puesto, incluso de presentadora. De jurado tampoco lo habría hecho mal dados los conocimientos que tiene de todo esta gallina ponedora de huevos de oro.
¿Y si la hubieran elegido para educarla en la academia y de paso se la pasaban un poco pulida a su pigmalión? Lo malo sería cuando se atrevieran a nominarla, que seguramente expulsarían a la persona que osara perpetrar semejante atropello.
Pues nada, como la audiencia se prevé desastrosa dado el inicio del evento, que se piensen en meter a la princesa del pueblo para darle un tirón al programa.
Con todos ustedes...........................¡BELÉN ESTEBAN!