Bienvenidos a El mirlo de papel

Soy Varech y ando por la Red desde hace un tiempo, lo cual me produce a veces quebraderos de cabeza aunque la mayoría de las ocasiones me satisface.

24 de septiembre de 2012

Álbum de fotos con papel de pared

Este álbum tiene las tapas y las guardas de papel procedente de muestrarios de los que tiran las casas de papeles pintados. Está cosido con la técnica mudéjar y las hojas interiores son de cartulina del mismo color marrón de la flor.
La tapa posterior sigue sin cortar al lomo, cuya unión con la tapa anterior lleva el adorno de una cinta de rafia marrón oscuro como la cinta del cosido.
Un álbum para tiempos de crisis.

Tercer día en París


Después de un suculento desayuno, ya que la mañana se presentaba andarina, cruzamos a Rívoli para llegar por esta calle a la Plaza del Ayuntamiento de París. El paseo mañanero fue muy agradable por la temperatura, y porque esta calle me encanta.
L'Hotel de Ville, como se llama, es un palacio renacentista que en 1871 sufrió un incendio y fue reconstruido entre 1873 y 1882



En su fachada hay 108 nichos con personajes de la historia de Francia y su plaza se utiliza muy a menudo para eventos, tales como conciertos o exposiciones. Precisamente estaban preparando una. Bajo del reloj, en las tres cornisas se puede leer "Égalite, Fraternité, Liberté".

Esta foto es de internet (de libre dominio), y da una idea de lo grandioso que es el palacio.

Esta es una vista de la parte que da al Sena.


Del Ayuntamiento seguimos por la Rue Rénard hasta el Centro Georges Pompidou y esto fue lo primero que vimos: es difícil de describir la sensación que se siente al ver todo este tinglado de tubos y de hierros de colorines, especialmente si se mira desde una calle no demasiado ancha. Parece que se te vienen encima.

Con todos mis respetos para los arquitectos, he de decir que me parece una tomadura de pelo.

Una de las bonitas salidas de aire. El Georges Pompidou es obra (para bien y para mal) de Renzo Piano y Richard Roger. Lo digo mayormente por si alguien quiere encargarles la decoración de su casa de la playa.
El Museo Nacional de Arte Moderno de París fue inaugurado no sin algún soponcio de los presentes, el 31 de enero de 1977, y alberga una de las mayores colecciones del mundo.
Es el tercer sitio más visitado de París (no me extraña).
Aquí estoy en la plaza, que tiene mucha vida y se hacen actividades relacionadas con el centro.

Delante de la fuente de los inocentes, un poco más arriba del museo. Era un antiguo cementerio y la fuente estaba adosada a una de las paredes de la iglesia. Al derruir esta, hubo que hacer la parte que faltaba para que quedara el templete cuadrado.
Y nos vamos bajando por la Rue Rambutean hasta la Plaza de los Vosgos.

Como se puede ver, se encuentra el el distrito 4 de París.

Esta estatua de Luis XIII se encuentra en el centro y fue el cardenal Richelieu quien mandó ponerla aquí, aunque no es la primitiva ya que esta fue destruida durante la revolución.
Está aquí este señor porque la plaza se inauguró en 1612 para celebrar su boda con Ana de Habsburgo, aunque nunca vivieron aquí.

Una vista de los soportales.

No, no me he subido a un helicóptero para hacer la foto, pero es que se ve muy bien y no me he podido resistir.
Fue el primer ejemplo de ordenamiento urbano en Europa. Aquí vivieron por ejemplo, Víctor Hugo y Richelieu.

De allí nos fuimos a la Plaza de la Bastilla. La columna de Julio.
Luego nos fuimos andando hasta el apartamento para comer.

Voy a bajar por una quiche y unos macarrons.

Y después de la comida, la siesta estupenda que nos sentó de maravilla.
Por la tarde nos pusimos muy guapos y tomamos en la Plaza del Louvre el 72, que nos llevó hasta...¡Montparnase! Con dos meses de antelación habíamos reservado una cena en el piso 56 de la torre.
Llegamos y el ascensor se tragó literalmente en pocos segundos, muy pocos, los 56 pisos.

Empezaba a anochecer y los colores grises se mezclaban con los rojizos del cielo y de la Torre Eiffel iluminada. Felicito al fotógrafo, o sea a mi Antonio, porque hizo una foto preciosa.

La vista que teníamos no podía ser más bonita. Cenamos de primero foie y de segundo carne. Tomamos de postre una tabla de quesos, que más que tabla era un tablón, y de beber vino blanco.
Es una sensación preciosa tener París a los pies.

A la izquierda la Torre Eiffel y a derecha Los Inválidos. La ciudad de la luz, haciendo honor a su nombre.
Cuando terminamos tomamos un taxi y nos marchamos al apartamento.
Mañana seguiremos descubriendo París.

13 de septiembre de 2012

Canción para una historia de amor

Cuando mi hija Marina se independizó, arregló su casa con bastante buen gusto, e hizo un cuadro para el salón muy personal y con un resultado que me agradó mucho.
Sobre blanco pintó la espiral central, más tarde el círculo rojo y luego el naranja, repartiendo en todo el espacio la letra de una canción con su propia letra, que a mí me parece una preciosa declaración de amor.


Llenamos el caldero
de risas y salero
con trajes de caricias rellenamos el ropero.

Hicimos el aliño
de sueños y de niños
pintamos en el cielo la bandera del cariño.

Las cosas se complican si el afecto se limita a los momentos de pasión.

Subimos la montaña
de riñas y batallas
vencimos al orgullo sopesando las palabras.

Pasamos por los puentes
de celos y de historias,
prohibimos a la mente confundirse con memorias.

Nadamos por las olas de la inercia y la rutina, con la ayuda del amor.

Vivimos siempre juntos,
y moriremos juntos,
allá donde vayamos seguirán nuestros asuntos.

No te sueltes la mano
que el viaje es infinito,
y yo cuido que el viento no despeine tu flequillo,

Y llegará el momento que las almas se confundan en un mismo corazón.

7 de septiembre de 2012

He rizado el rizo


Ya dije que había desinstalado el juego "Apalabrados" del móvil, porque en dos días no pensé en otra cosa que no fuera buscar palabras para sumar puntos. Reconozco que lo cogí a saco y que para empezar me enfrenté a ocho jugadores a la vez, lo cual me quitó mucho tiempo para otras cosas.
Pero mi hija Marina me retó y allá que fui otra vez.
En esas me solicitaron para una partida y me apeteció, por lo que acepté. Empezamos a jugar y me resultaba muy difícil poner alguna palabra en el tablero.Una y otra vez me las daba por inválidas, cuando eran palabras de uso común. Mientras, mi contrincante hacia lo que podía. Hasta tres mensajes le puse diciéndole lo que estaba pasando y ni a uno solo me contestó, así que seguí la partida, que se prolongó, porque solo eran dos o tres jugadas por día ya que no quería quedarme pegada al teléfono como la vez anterior. Algunas palabras de las que ponía las conocía, pero otras no tenía ni idea de lo que significaban. Las alarmas me empezaron a saltar cuando puso "Alp" o "Hic", y ya estuve buscando una solución a lo que estaba pasando.
¡Mecachis en la mar! ¡Si está poniendo palabras en inglés!
Y entonces, a la mitad de la partida, me doy cuenta de que que estábamos jugando en inglés, y veo la banderita, en la que no me había fijado. Cambió todo. Lo primero que hice fue localizar el scrabble word finder y empezar a jugar en un idioma del que no tengo la más remota idea. A partir de ahí la partida se puso interesantísima, porque no solo tenía un buscador de palabras, sino que además tenía que posicionar las fichas en el tablero cruzándolas con otras que no sabía si tenían o no sentido. Iba probando y sonaba la flauta.
Mi contrincante era muy bueno y de hecho me chafó con una sola letra una jugada definitiva para machacarle.
Íbamos muy justos de puntuación, pero al final ¡Gané! Gané una partida en inglés cuando no sé decir otra cosa que "yes".
Ha sido muy gratificante para mí y me da muchísima risa, porque el famoso juego está lleno de trampas y de tramposos, y la prueba es que se puede ganar teniendo "0" vocabulario.
Lo dicho: me quedo con las fichas.

5 de septiembre de 2012

Tortada de Elche


Ha sido el cumpleaños del Capitán, y le hice la tarta que más le gusta, que no sé por qué la llaman de Elche, cuando la hemos comido siempre en la Vega Baja. Tiene la particularidad de que prácticamente no lleva harina, y tampoco lleva levadura.
Cuando en mi casa se habla de tortada, todos pensamos en esta.

Ingredientes para el bizcocho de media docena:
6 huevos
180 grs. de azúcar
1/4 de almendra molida, pero que tenga trocitos, que le da gracia.
3 cucharadas de maizena.

Preparación:
Se baten las claras a punto de nieve, y cuando estén firmes se le agrega poco a poco la mitad del azúcar y se reserva.
Se baten también las claras con la otra mitad del azúcar.
Mezclar en un bol la maizena con la almendra.
Añadir las yemas a las claras y mezclar con cuidado, e ir añadiendo poco a poco la almendra con movimientos envolventes para que no se bajen.
Engrasar un molde y verter la mezcla.
Previamente hemos calentado el horno a 200ºC y cuando lo vamos a meter lo bajamos a 180ºC y lo tenemos unos 40 minutos. Pinchamos con una aguja, y si sale seca, pues ya está cocido.

Cuando esté fuera del horno, se deja en el mismo molde.
Se hace un almíbar con dos vasos de azúcar y uno de agua, y se vierte caliente sobre el bizcocho para que empape bien.
Se deja si es posible toda la noche melando.

Al día siguiente lo volcamos sobre una fuente y lo decoramos con merengue, que puede ser el normal, o el italiano. Si no os gusta demasiado dulce, lo hacéis con el normal. Con el soplete le damos unas pasadas y nos queda ya de lujo.

Hay un video en internet que la explica clarísimamente, y la he hecho con esta receta. No sé cómo se llama la autora, pero la felicito.



4 de septiembre de 2012

¿Quieres cocido con pelotas?

Hace unos años, cuando yo me estaba preparando para sacarme el PER, pensé que antes del examen tenía necesidad de estar dentro de un barco y preguntar todo lo que se me antojara por si caía en las preguntas. Entonces pensé en el que Iñigo Sáinz de Baranda tenía en la presa del Atazar, y le llamé por teléfono para quedar un fin de semana. Era invierno y por allí suele hacer mucho frío, así que se me ocurrió que podía llevarme un cocido con pelotas para comer allí en el salón del Club Náutico de Cervera. Se lo dije y le pareció estupendo.
Pero.............................se lo pregunté en el foro de La Taberna del Puerto, y a más de uno le apeteció la idea, con lo cual se fueron sumando. Yo me decía "Bueno, solo es cuestión de echar un poco más".
Cuando ya iba la lista por unas treinta personas, alguien me dijo que si quería echarme atrás no tenía mas que decirlo, pero yo contesté que de eso nada. Que comeríamos todos cocido con pelotas. Así fue creciendo la cosa, hasta que la noche anterior me volvió a llamar Iñigo y me dijo que se le había olvidado decirme que los capataces de la presa también vendrían a comer.
.-Vale. ¿Cuántos son?
.- Carmen Pilar, son ocho.
Y entonces mi cabeza empezó a trabajar para salir airosa del trance, porque éramos cincuenta.
Dias antes había estado en Torrevieja y le encargué a un carnicero de confianza cincuenta pelotas, dos kilos de yemas, veinticinco morcillas de cebolla, una pava negra, tres pollos de corral, tres kilos de morcillo, manitas y huesos.
Por la noche dejé preparadas en bolsas las cuatro mezclas para las ollas, y a las seis de la mañana las puse en marcha, con las patatas, batatas, garbanzos y apio.
A las nueve ya estábamos en la Plaza de Castilla con las cuatro ollas en el maletero, y nos fuimos camino del Atazar.
En el club había una gran chimenea central con ascuas donde calentamos la comida.
Maria José, Altair, Leopoldo y yo, algo cansados, pero encantados.
De frente una magnífica persona: Bluewite.
Kumi, Gorgor, Any, Chifle y la persona con los ojos más bonitos que he visto nunca.
El de los ojos bonitos, Altair, y otro amigo.
Iñigo, Brontolone y otros amigos, dando cuenta de la comida.
Miaphai sonriendo de frente, Marga de espaldas y algún amigo más.
Iñigo repartiendo .
Any y Chifle delante de una de las fuentes de patatas.
Fue un día para recordar, por el reto que supuso para mí hacer un cocido con pelotas para cincuenta personas y por lo bien que lo pasé.
Abrazos para todos.

2 de septiembre de 2012

Empieza la normalidad

Y he de confesar que me encanta.
Por razones que no vienen al caso he estado fuera dos meses y hoy por fin ya vuelvo para quedarme, y entre otros muchos planes para este año, uno de los principales es el de poner al día el blog, que lo tengo bastante parado por falta de internet donde me encontraba. En ocasiones conectaba el módem, pero me desperaba por la lentitud y la mayoría de veces desistía.
Como no podía conectarme, le he dedicado más tiempo al teléfono y he jugado a lo que ya llevaba años jugando de forma física: el intelect, scrabble, palabras cruzadas, o como se diga en cada sitio. Ahora está de moda y se llama "apalabrados". Aviso que es sumamente adictivo. Jugué con una persona que llevaba ganados más de quinientos y había perdido más de doscientos, pero a mí me parece bastante tonto jugar sin límite de tiempo y con montones de sitios donde enviando las letras que tienes, te forman las posibles palabras para que las pongas. Vamos, que puedes responder a la semana si quieres, después de haber escudriñado letra a letra todo el tablero, y lo peor es que llegas a la conclusión de que ni tu contrincante ni tú, saben el significado de los "palabros" que se encuentran en esos buscadores.
Muy diferente es el juego con las fichas, en el que el tiempo apremia, y donde las palabras, salvo que se sea muy erudito, son conocidas por todos.
Decididamente me quedo con el de toda la vida.