8 de agosto de 2015

Quinoa sustituyendo al arroz



Hoy hemos comido "paella" de quinoa, o quinua, que de las dos formas se puede decir.
La quinoa es una semilla, pero se comporta como un pseudo cereal. Contiene los ocho aminoácidos esenciales y tiene un equilibrio entre proteínas, grasas y carbohidratos.
Se consume mayoritariamente en Bolivia y Perú, donde se cultiva desde hace 5.000 años.
Es rica en minerales y fibra y contiene un 16% de proteínas, mucho más que los otros cereales, 6% de grasa, siendo la mitad de ácido linolénico, esencial para el ser humano, e hidratos de carbono complejos, o sea de absorción lenta. No contiene gluten, por lo que es un alimento idóneo para celíacos. Es un alimento completo, muy rico en minerales y de fácil digestión.

Tiene poder saciante, y su índice glucémico es muy bajo, por lo que la hace ideal en la dieta de diabéticos o de personas que estén perdiendo peso. Controla, además, los niveles de colesterol
Tengo que decir que nosotros hace años que la consumimos. Si no recuerdo mal, nos entró la curiosidad por saber lo que era, cuando la incluyeron en el menú de boda de la Infanta Cristina, y desde entonces la tomamos en distintas formas de preparación.
Solo hay que tener unas cosas en cuenta a la hora de utilizarla:
Hay que lavarla, ya que contiene una sustancia llamada saponina que le da un sabor amargo. Para ello la pondremos en un colador, y este sobre un cuenco con agua. La lavamos y vamos cambiando el agua hasta que salga limpia.


Una vez que está bien enjuagada, la pasamos a una sartén con unas gotas de aceite, para secar los granos. Al principio se nota apelmazada.


Vamos removiendo de vez en cuando a fuego suave, hasta que se vayan soltando los granos y queden totalmente sueltos. Unos diez minutos más o menos.


Aquí puede verse que ya está suelta. Cae en forma de lluvia.
Entonces ya la utilizamos a nuestro gusto. Se mide la cantidad antes de mojarla, porque engorda algo.
Por una taza de quinoa, dos de líquido, y necesita de 15 a 20 minutos para cocerse y que se abran los granos.
Se puede hacer como sustituto del arroz, en ensalada (taboulé aquí ), en sopas, o como acompañamiento con cualquier salsa que le pongamos, ya que no tiene un sabor especial.
Para sopas, es evidente que la cantidad será menor, porque la proporción que he dado es para consumirla "seca", y para la sopa necesitaríamos más caldo.
En fin, que para nosotros fue un descubrimiento encontrar este producto tan completo y quería compartirlo con vosotros.