23 de mayo de 2022

Baeza y Úbeda

 

 Esta vez fuimos a conocer dos ciudades con un patrimonio cultural impresionante. Llegamos a Baeza por la mañana y la recorrimos acompañados de una guía, que nos explicó la historia y los monumentos más importante de la ciudad. Por la tarde nos trasladamosa Úbeda, donde pasamos la noche y, al otro día, seguimos con nuestra visita.


Tanto una como otra, fueron ciudades amuralladas y conservan algunos paños y puertas de entonces.

Así pues, empezaremos por Baeza: está en la provincia de Jaén y fue un punto clave en la conquista de al-Andalus por los reyes cristianos, tras más de dos siglos de luchas fronterizas. En 1227 pasó definitivamente al reino de Castilla. 

Su conjunto monumental, con el de Úbeda, fueron proclamados Patrimonio de la Humanidad en 2003.

Denominada por el romancero "Nido Real de Gavilanes", en referencia a los muchos hidalgos que la habitaban. 

En la foto superior vemos la Fuente de Santa María, que fue la primera en proveer de agua potable a la ciudad. Detrás, el antiguo seminario San Felipe Neri, fundado en 1660, que es hoy sede, junto a otro edificio de Baeza, de la Universidad Internacional de Andalucía.

Arco de Villalar y Puerta de Jaén. El primero, a la izquierda, se creó para conmemorar el triundo de Carlos V sobre los comuneros. Por la segunda, pasaron las tropas a luchar por el último bastión musulmán.

A la izquierda de la foto, el edificio de escribanías, con el balconcillo. Hoy día es la Oficina de Turismo.

En la misma plaza, edificio de las antiguas carnicerías, con el escudo de Carlos V en la fachada. Ahora son los juzgados.

Seguimos en la Plaza del Pópulo, donde podemos ver la Fuente de los Leones, con la escultura de Himilce, princesa de Cástulo y esposa del general cartaginés Aníbal. Es un antiguo monumento funerario de época íbera.


Palacio de Jabalquinto. Tras varios usos, fue Instituto de Enseñanza Superior, donde llegó a dar clases de gramática francesa, Antonio Machado.


 Patio de la antigua Universidad.

El Paraninfo, con el escudo y el lema de Baeza.

 Escalera del Palacio de Jabalquinto.

Fuente de la Estrella, en el Paseo de la Constitución. Se construyó para conmemorar el destronamiento de Isabel II, y la Constitución de 1869.

Templete de música en el mismo paseo.

Paseo Portales Tundidores

Iglesia de la Santa Cruz. Única superviviente de las ocho iglesias románicas construidas por Fernando III tras la reconquista, en el siglo XIII. Es la joya de la corona de la ciudad y aquí se guardan los pasos de la cofradía de la Vera Cruz.

Interior de la iglesia

Edificio de la Alhóndiga.

Cerca de la Plaza de España

Palacio de los Salcedo, en la actualidad un hotel.

Palacio de los Cabrera

Palacio Sánchez Valenzuela, antiguo casino.

El patio del palacio.

Plazuela de la Santa Cena.

Torre de los Aliatares. Puerta de Úbeda.

Plaza de Santa María, con la catedral al fondo.

La catedral, la fuente y las Casas Consistoriales Altas.

 La Catedral de la Natividad de Nuestra Señora fue edificada sobre una mezquita, siendo la torre el alminar de la misma. Después de muchos problemas en su construcción se encargó la obra al arquitecto Vandelvira, de quien veremos muchas obras tanto en Baeza como en Úbeda.

Es una iglesia de tres naves, con un retablo barroco.

Fue consagrado como templo cristiano en 1227, cuando Fernando III la conquistó definitivamente.

  La reja, del maestro Bartolomé, cerraba antiguamente el coro. Realizada en 1510, con dobles relieves.

El púlpito es de 1580, en chapa repujada y policromada.

La reja, un poco más de cerca.

En las naves laterales hay algunas capillas.

Capilla Dorada

 Custodia procesional, en plata, del siglo XVII. Tiene 2'20 metros de altura y un peso de 220 kg. Se tardó en hacerla 14 años.

El claustro es de forma rectangular, con un pozo en el centro.

Algunas de las capillas del claustro.

Sala Capitular

Libros de coro

Puerta de San Pedro

Puerta del Perdón. Llamada así porque según una leyenda, el reo perseguido por la justicia que conseguía huir y atravesar esta puerta, quedaba libre.


 Junto a la Puerta del Perdón se encuentra este arco, con un paso en la parte superior, que utilizaban el obispo o el campanero, para acceder a la catedral sin tener que salir al exterior.

En la Plaza de Santa María, se encuentra la catedral y el antiguo seminario San Felipe Neri, sede de la Universidad Internacional de Andalucía. Como curiosidad, los alumnos que obtenían matrículas de honor, podían escribir alguna nota en la fachada del edificio, con sangre de toro.

Y para terminar, la curiosidad tonta del día. Me parecen bobadas, pero lo pongo por si alguien está interesado: en la fachada, justo debajo de la torre, hay una piedra alargada algo negruzca, que dicen es la piedra del bien, que llenará de dicha al que la toque. Como puede verse, mucha gente la ha tocado ya, a juzgar por el desgaste.

Y en la esquina, también debajo de la torre, está la piedra del mal, que como puede verse, la toca muy poca gente.

Ahora nos vamos a Úbeda.

 A pocos kilómetros de Baeza, forma con esta un conjunto monumental renacentista. De la mano de Francisco de los Cobos, secretario del Emperador Carlos V, Úbeda comienza a florecer como una pequeña corte italiana, con Andrés de Vandelvira y sus seguidores. Se llena de palacios, y arraigan fuertemente las corrientes del primer renacimiento.

Llamada la ciudad de los cerros por el dicho popular. Cuenta la leyenda, que uno de los capitanes de Fernando III desapareció antes de entrar en combate, y que se presentó cuando la ciudad estaba ya reconquistada. Al ser preguntado por este hecho, dijo que se había perdido por los cerros, lo cual no pudo ser cierto, ya que no existen por aquí cerros importantes, pero se ha quedado ese dicho popular, para describir a  la persona que divaga en una conversación.

En la foto, la Sacra Capilla del Salvador, el monumento más importante de la ciudad.

Antiguo Ayuntamiento, hoy escuela de música. Llevábamos la misma guía que en Baeza.

Casa de las Torres

Iglesia de San Pablo


 Palacio del Marqués de Mancera, decimoquinto rey del Perú, junto a la Cárcel del Obispo.

En la Cárcel del Obispo, edificio de los juzgados, se encontró en las obras de restauración una necrópolis íbera de 1.200 a 1.400 años antes de Cristo.

Esquina del Palacio Vela de los Cobos

Plaza de San Pedro

Puerta de Granada

Plaza de Santa Lucía, detrás de la Sacra Capilla del Salvador.

Puerta de Santa Lucía

Iglesia de la Santísima Trinidad, templo barroco.

En la Plaza del Ayuntamiento, hay una alfarería espectacular. Aviso que es muy difícil salir de la tienda con las manos vacías. Se llama Tito.

Tienen otra tienda en la Plaza de Santa Lucía, pero no es tan bonita como esta.

 
En la Plaza del Ayuntamiento, Casa Consistorial, pero una de las fachadas.
 
 
Plaza Vázquez de Molina, con la fuente veneciana. Vázquez de Molina era sobrino de Francisco de los Cobos y le sucedió en el cargo.
 
 
Esta plaza es el corazón de la monumentalidad en Úbeda. Junto a la Sacra Capilla del Salvador, el primer Dean, Ortega, se hizo construir este palacio, que ahora es el Parador Nacional.
 
 
 La Comisaría de policía se encuentra también aquí.
 
 
Francisco de los Cobos se edificó este palacio junto a la plaza. Luego, mandó construir la Capilla del Salvador, como panteón familiar.
 
 
Casa de las Cadenas, la otra fachada del Ayuntamiento, en este lugar.
 
 
Aquí se encuentra también la basílica de Santa María de los Reales Alcázares, un templo con bastante mezcla de estilos.
 
 
Portada de la Consolada, por la que sale en Viernes Santo la cofradía de Nuestro Padre Nazareno. Aquí se veneran imágenes de la Semana Santa de Úbeda.
 

Capilla de los Becerra y del Santo Entierro.

Capilla de la Yedra

Capilla Bautismal

Capilla de la Virgen de Guadalupe.

Vidriera Virgen de Guadalupe

Capilla del Cristo de la Caída, con una imagen de Benlliure.

El Cristo del Altar Mayor llama la atención por su forma, bastante arqueada. Es del siglo XV y se llama "de los cuatro clavos".

La antesacristía


 El claustro

 Y nos vamos al plato fuerte, que es la Capilla del Salvador. Un templo mandado construir en 1536 bajo el patrocinio de Francisco de los Cobos, secretario personal de Carlos V, como panteón anexo a su palacio en la Plaza Vázquez de Molina. Formaba parte de un conjunto de edificios. Esta capilla fue la empresa más ambiciosa de toda la arquitectura privada del Renacimiento Español.

En la fachada principal, escudos de los Cobos y de los Mendoza.

Fue proyectada por Diego de Siloé y realizada por Andrés de Vandelvira.

Detalle de la fachada principal. Francisco de los Cobos se casó a los cuarenta años con María de Mendoza, de solo catorce, entroncando así con una de las familias más importantes del momento.

Al entrar nos quedamos atónitos ante tanta belleza. El espacio hasta la reja era para que pudiera asistir  la gente del pueblo. De la reja para adentro, solo los nobles, en una especie de rotonda donde es difícil fijar la vista, pues todo resulta espectacular. La reja es de 1555 y la realizó Villalpando.

Al cruzar la reja nos encontramos con todo el esplendor de esta capilla.

La cúpula

A ambos lados del altar, cinco sitiales

En el Altar Mayor, un retablo en madera de Alonso de Berruguete, que representa la Transfiguración. Durante la Guerra Civil se quemó y solo se pudo salvar el Cristo.

El órgano, sobre la puerta de acceso.

Entrada esquinada a la Sacristía


 La construcción de esta puerta en esviaje, fue muy novedosa entonces.


La decoración escultórica es de Esteban Jamete


 Y ya volvemos a la Plaza Vázquez de Molina, para regresar. Nos ha gustado mucho y recomiendo contratar, al igual que lo hicimos nosotros, la visita conjunta de las dos ciudades.