Bienvenidos a El mirlo de papel

Soy Varech y ando por la Red desde hace un tiempo, lo cual me produce a veces quebraderos de cabeza aunque la mayoría de las ocasiones me satisface.

28 de diciembre de 2010

Crucero por el Báltico: San Petersburgo

Os dejo el enlace de la entrada "San Petersburgo", del crucero por el Báltico.

http://elmirlodepapel.blogspot.com/2010/12/ciudad-declarada-patrimonio-de-la.html

23 de diciembre de 2010

Felicidad para todos

Como mañana seguro que tendré mucho barullo de gente y de cocina, os felicito ya las Navidades, y os deseo un año lleno de trabajo, de suerte, de salud y sobre todo del cariño de los vuestros.
En la foto, ejerciendo de abuela, que yo creo que pueden verse los dos chorretes de baban que me salen por las comisuras.
Lo dicho: ¡¡¡¡FELICES NAVIDADES!!!!!

Tarjetas para la mesa de Nochebuena

Este año, las tarjetas para la mesa de Nochebuena, las he convertido en portarretratos, con la foto de cada uno de nosotros, llevando en la cabeza el típico gorro de Papá Noel. Los he puesto con Photoshop.

Son en forma de "L" y quedan bastante rígidos con cartón del 16. Ahora no tengo tiempo, pero pondré un paso a paso, porque son muy fáciles y muy lucidos.

Hice trece, aunque una de mis hijas, Marina, como no va a venir se los llevó. Sólo faltan los dos pequeñines, que al ser todavía bebés, no iban a sentarse a la mesa, y por lo tanto, no se les asignaba previamente ningún sitio.


20 de diciembre de 2010

Tarta de chuches del Real Madrid

Es una tarta de chuches con escudo del Real Madrid, que la acabo de hacer para llevármela mañana a clase y regalársela a mi profesor de gimnasia.
Dependiendo de donde se viva, se encuentran unos colores u otros de chuches y el resultado final puede variar, pero lo que no cabe duda es que al madridista que se la regaléis le hará mucha ilusión.
Las chuches blancas, como no existen, son los huevos fritos boca abajo.

19 de diciembre de 2010

Pastores, reyes y reina.

Esta tarde me he ido con mi familia al mercado navideños que se pone todos los años en la Plaza Mayor, y el ambiente era espectacular. Montones de gente que subian, montones de gente que bajaban, y todos con un humor estupendo. Disfrazados, con gorros, con coronas, con pelucas.......un verdadero cachondeo.
Me he comprado una corona que como puede verse me sienta muy bien, jajajajajaja......y además tiene luces, que he venido en el metro todo el tiempo con ella puesta.
Bueno, pues de esta guisa, me veo a dos metros a una señora que se parecía a la reina y le digo a mi hija: "Qué bien se ha caracterizado esa de la reina, se parece un montón. Qué puntazo" Y en eso veo que lleva dos niños uno de cada mano, y que se parecían mucho a los hijos de Elena, y claro, ya hemos caído en que no era nadie caracterizado, sino la mismísima reina Doña Sofía en persona, con sus nietos y la infanta Elena, que estaban dando una vuelta por allí. Con algún guardaespaldas, pero bastante a su bola.
Y es que la reina me ha parecido más guapa y sencilla que cuando va de fiestorros y posa en plan formal. Llevaba bastante menos laca, vestida muy normalita, y estaba bastante más guapa.
Y bueno, pues me ha gustado ver a nuestra reina ejerciendo de abuela como yo, aunque no me la imagino con la corona puesta y jugando con su nieto a las espadas luminosas.
Una bonita anécdota de este domingo pre navideño.

Tarta de mojito


Está buenísima y con una sabor muy fresco y agradable.

Ingredientes:
Base de bizcocho o galletas trituradas mezcladas con un poco de mantequilla.
Si ponéis galletas, la podéis hacer con aro, pero si es de bizcocho no, porque se sale algo.
A mí se me salió un poco, pero estaba tan bueno, que lo dejé. Es lo marroncito que se ve por alrededor. Si la base es bizcocho, molde completo desmontable.

Crema
1 sobre de gelatina neutra
300 grs. de queso filadelfia
El zumo y la ralladura de tres limas (dejar algo para adornar). Yo utilicé cuatro limas.
100 grs. de azúcar moreno
1/2 vaso de ron. Mejor si es blanco y creo que Cacique ya tiene uno de mojito. Yo le puse Negrita
1 vaso de agua
Un sobre de hierbabuena (la venden en Alcampo y Carreour en sobres y es la que compro porque no tengo opción a comprarla de otra forma)

Cobertura de gelatina1 sobre de gelatina de limón, y seguir instrucciones del sobre.

Preparación
Se pone en la thermomix el ron, el agua y el azúcar 5 minutos, 80ºC, velocidad 2 (tradicional, se pone en un cazo el ron, agua y el azúcar y se tiene 5 minutos a fuego suave, sólamente para que se mezcle bien el agua con los líquidos).
Se añade el zumo y la ralladura junto con la hierbabuena y se tiene 20 minutos 80ºC, velocidad 2 (tradicional, los mismos minutos, a fuego suave).
Se deja entibiar y se cuela.
Agregamos la gelatina neutra y lo removemos unos 2 minutos a 50ºC, velocidad 4, para disolverla. (tradicional, agregar la gelatina y agitar bien la mezcla hasta disolverla).
Se añade el queso y 2 minutos más a velocidad 3 sin temperatura. (tradicional, echar el queso y con unas varillas agitar para que resulte una mezcla homogénea).
Verter sobre la base y dejar que cuaje. Ponerla en un sitio que no estorbe, porque no se puede mover. Antes de que esté del todo cuajada, poner los adornos, sujetándolos, para evitar que luego floten y se tenga que ir a la pesca de ellos.
Más o menos a las dos horas, meterla en la nevera un rato.
Hacer la gelatina, echándole un poco de colorante verde y dejar entibiar.
El secreto para que la gelatina no levante escamas en la tarta y quede como cristal, es que una vez cuajada la tarta no esté demasiado fria y la gelatina que le echemos no esté demasiado caliente. Tiene que estar tibia. Con ayuda de una cuchara, la echaremos poco a poco, procurando no formar burbujas y si se forma alguna, pues se pincha y ya está.
La presentación es espectacular y es mucho más sencilla de hacer que de explicar.
Las cantidades son para molde de 22-24 centímetros.

14 de diciembre de 2010

Corona de Bob Esponja

Como este año toda va en mi casa de Navidades infantiles, pues he hecho la corona de la puerta tambien dedicada a ellos: un Bob Esponja al que le he puesto el gorro de Papá Noel.
He hecho con telas que no me servían un cordón y las he sujetado con alambre de ese verde de jardinería, dándole forma de corona. Luego le he ido poniendo por encima una guirnalda verde sujeta de la misma forma, y por último le he pegado unos caramelitos hechos con porespán y papel de seda de colores. A los caramelos les he puesto caritas.
Por último, un Bob Esponja de los varios que hay por mi casa, con el toque navideño.
Cuando vi en los supermercados los ferrero de porespán, se me ocurrió que podría trasladar en cierto modo la idea a la corona.
Está colgado de un alambre fino debidamente camuflado, que a su vez cuelga de la puerta.

12 de diciembre de 2010

Paris 5 Museo D'Orsay


Vuelvo a poner un link a esta entrada porque el señor Blogger me deja limpia la página principal.

¡Hay que fastidiarse!

11 de diciembre de 2010

Paris 4 Disneyland




Hoy nos tocaba Disneyland. Reconozco que no era mi excursión favorita, pero decidí visitarlo para tener una experiencia más.
Se encuentra situado en Marne-la-Vallée, al este de París, a 32 kilómetros. Lo componen varias zonas : el Parque Disney, Disney Studios, Disney Village y los Hoteles Disney.
Obviamente, por razones de tiempo, sólo entramos en una y decidimos que fuera Parque Disney.
Éste se divide a su vez en cinco áreas: Main Street, Frontierland, Aventureland, Fantasyland y Discoveryland. Cada una de estas zonas tiene las atracciones de acuerdo a su temática.
Las había muy simples, muy sofisticadas, preciosas, de riesgo, pero seguro que hasta los más exigentes encontrarían una que les gustara.
¿Lo peor? Pues las colas. Las infinitas colas que había que guardar para algunas que duraban dos o tres minutos. Agosto en París c'es comme ça.
Para no esperar tanto, en las de más afluencia de público había instaladas unas máquinas llamadas fast pass, que te daban un ticket con la hora que te tocaba.
Nada más entrar, nos compramos mi hermana y yo unas orejas y las llevamos todo el tiempo. Ella se reía de mí y yo de ella, pero era divertidísimo estar en un sitio donde nadie te conoce, con las orejas de Mini puestas.



La entrada.


La calle principal, Main Street, como cualquier calle americana de principios del XX.


Y yo con mis orejas y el castillo de la Bella Durmiente detrás de mí.



Los piratas del Caribe nos atrajeron desde el primer momento y entramos. Hasta que llegamos a una especie de rio y nos montamos en la barca pasó mucho tiempo, el cual transcurrió entre absoluta oscuridad y una velas de chichinabo. Yo pensaba que si pasaba algo, de allí no nos sacaba ni Supermán. Muy buena la atracción, muy bien ambientada, y ............corta. O por lo menos se nos hizo a nosotras.

Entramos a ver la película en 3D de Michel Jackson "Capitán EO", y era muy emocionante verle bailar de esa forma.

Esta atracción es la que más nos gustó: "El mundo en un pañuelo". Tanto, que volvimos a guardar la cola para verla una segunda vez.


Entre unas cosas y otras, se nos hizo la hora de comer y aquí nos tomamos unos bocadillos y un pastel con unas cervezas.
En Peeter Pan teníamos fast pass y entramos a las dos y cuarto de la tarde. Se monta en un galeón pirata que lleva al país de Nunca Jamás, en la oscuridad y volando por entre las estrellas. Muy bonito, y duró unos cinco minutos.

En estos elefantes voladores nos divertimos de lo lindo. Al principio íbamos las dos con miedo a montarnos en cosas un poco rápidas por si nos mareábamos, pero vimos que no sólo estábamos bien, sino que además nos gustaba que se nos encogiera de vez en cuando el estómago.

En la Casa del Terror también entramos cuando salimos del barco Misissipi, y te iban casi avisando de muchos sustos, pero en plan sicológico. Muy bien montado y nada de gritos, aunque yo en muchas ocasiones cerraba los ojos, porque una especie de vagoneta me paraba justo delante del cementerio con una novia resucitando, que se me venía encima Muy divertido.
A todo ésto con dos sacos azules, llenos de regalos para los nietos, que nos dificultaba bastante el movernos.

En la tarde hubo un desfile, pero como había mucho sol, las fotos no han salido bien. Muchas carrozas con todos los personajes de Disney.
Pasamos un calor tremendo. Nos bebiamos la coca cola ya por litros, y luego vimos por la tarde ya anocheciendo, un espectáculo musical de los muñecos, muy bien hecho.
Nos sentamos en la acera a esperar, y de ese momento es la foto primera, que me la hice con el móvil.
Y llegó la noche y con ella el desfile principal: carrozas llenas de luces haciendo las delicias de los grandes y de los pequeños.
Otra preciosa.

Y Micky cerrando el desfile. Fueron muchas las carrozas, los bailarines, los animadores..........no había ojos para ver tanto.

Finalmente hubo un castillo de fuegos artificiales, y nos fuimos yendo poco a poco hacia nuestro autobús.
Éste es el plano de Disneyland.


Fue nuestra última noche en el hotel. La mañana siguiente sería para visitas libres, y nosotras habíamos decidido ir al D'Orsay.
A las diez habría que bajar las maletas al autobús, pero nosotras queríamos estar en el museo como mucho a las nueve de la mañana, por lo que pedimos a Mario y a Eva, los guías, que por favor lo hicieran por nosotros. Muy amablemente nos dijeron que no nos preocupáramos y que nos fuéramos tranquilas.
Y con las maletas ya preparadas, a dormir nuestra última noche en París.

10 de diciembre de 2010

Paris 3 Montmartre

Después de comer y con los ojos que ya no daban abasto después de visitar Versalles, le tocó el turno a Montmartre, que era una de las cosas que más me apetecía ver.
La Basílica en sí no me gustó demasiado, pero la escalinata, la plaza y los alrededores eran magníficos.
Se construyó en lo alto de la colina, con fondos procedentes del pueblo, para recordar a los mártires de la guerra franco-prusiana, y de ahí su nombre: Monte de los Mártires. Se dice que el corazón de uno de ellos está aquí.
Algunas de las fotos que he puesto son de Google Hearth.
Quedamos al lado de una de las fuentes de Richar Wallace al lado del restaurante, en el boulevard de Rochechouart (hasta este punto se puede venir en metro en la linea 2, salida Anvers) y fuimos andando.
Mario nos advirtió que agarrásemos bien los bolsos y las cámaras, porque al dar la vuelta a la calle Steinkerque la cosa iba a cambiar.
Aquí justamente se dobla para subir.



Y vaya si cambió la cosa, porque nos vimos inmersos en una avalancha de gente que subía, como nosotros, camino del Sacre Coeur. Hay foto, pero la pondré dentro de unos días. De momento pongo una de Google Hearth. Al fondo de la calle se puede puede ver la capota verde del tiovivo.

Al finalizar la calle encontramos el tiovivo que sale en la película Amélie. Choca bastante este elemento con la seridad de la Basílica al fondo.



A la izquierda del tiovivo, en la rue Tardieu, se puede tomar el funicular que comunica Pigalle con el Sacre Coeur y que lleva hasta lo alto de la colina, sin tener que subir los más o menos trescientos escalones que hay. Cuando se baja, está a la derecha. Cuesta 1''70 euros.



Estuvimos en la plaza disfrutando de las magníficas vistas de París que se divisan desde esta altura.


Y nos hicimos la foto de rigor.


Por el lateral de la Basilica, calle del Cardinal Guilbert, pasamos a la rue du Chevalier de La Barre, un lugar muy comercial, así como la de Mont Cenis, al dar la vuelta a la izquierda.Y llegamos al sitio que más me apetecía ver que era la Plaza Tertre, donde se encuentran muchos pintores realizando sus obras, y que despide todavía ese aroma bohemio de la boina y el lazo al cuello de los artistas del viejo París.Mi hermana quería hacerse un retrato, pero en agosto las colas eran extensas y no teníamos tiempo para casi nada.

Plaza Tertre.

Otro rincón de la misma plaza.
Al salir, compramos en la tienda de souvenirs que he señalado muchas cosas, y como estábamos tan cansadas, decidimos sentarnos, y menos mal que vimos a nuestras amigas descansando en esta terraza y nos hicieron un sitio para tomarnos un zumo y reponer fuerzas.

Enfilando ya la calle de Mont Cenis, me compré aquí una boina muy chula.


Al bajar por la calle Chevalier du La Barre, había una tienda de helados riquísimos y no pudimos resistirnos. Mira que hacia calor.

Seguimos cucurucho en mano y aquí en la primera tienda del toldo rojo se compró mi hermana un álbum para poner las fotos y los recuerdos del viaje, muy bonito, pero me temo que insuficiente para todas la instantáneas que tiene.

Seguimos hacia la Basílica otra vez.

En las rejas, mi hermana me hizo esta foto para inaugurar la boina. Jajajajaja......................Entre los paquetes, las cámaras y los helados, nos faltaban manos.

Cogimos otra vez el funicular para bajar, y llegando al Boulevard Rochechouart, se nos ocurrió que podríamos ir a fotografiar el Moulin Rouge. Aqui queda para la posteridad. Habiamos pensado ir, pero la pasta que valía y el cansancio nos disuadió.

Cenamos otra vez en el Panorama y luego nos llevaron hasta el hotel que lo teníamos en Gentilly.

Habia que descansar porque el siguiente día se presentaba muy activo. Nos tocaba Disneyland.



8 de diciembre de 2010

París 3 Versalles

Dentro de mi viaje a París, se incluyó una visita a Versalles. Pongo el enlace para no cargar la página principal de fotografías.

4 de diciembre de 2010

París 2

Segundo día en París. Dejo el enlace, para que Blogger no me corte las entradas restantes.

http://elmirlodepapel.blogspot.com/2010/12/y-amanecio-nuestro-segundo-dia-en-paris.html

Una noche en el Sena

Queríamos disfrutar de una cena especial y pensamos que sería buena idea reservarla en un barco de los que hacen los paseos por el Sena, pero al final desistimos. De todos es conocido la afición de mi Antonio por la fotografía, y ya me veía yo más de una vez con los cubiertos por el suelo enredados en la correa de la cámara. No habría sido una cena en condiciones, ni tampoco una sesión fotográfica cómoda, así que reservamos finalmente la cena en el piso 56 de la Torre Montparnasse para el día siguiente, y nos dispusimos a disfrutar del paseo.
Cuando acabamos la visita al Louvre, fuimos al apartamento, que estaba al lado, nos hicimos unos suculentos bocadillos y cogimos el autobús 72 que nos dejó en el Puente del Alma, desde donde salen los Bateaux Mouches, compañía que elegimos.
Mientras esperábamos que viniera nuestro barco, dimos cuenta de los bocadillos y las cervezas y nos embarcamos.
Muchísimo ambiente en el río. Gente cenando, oyendo música o contemplando el paisaje.

Detrás de nosotros lucía espléndida la Torre Eiffel y empezamos el recorrido, dejando atrás el Puente de los Inválidos, que aunque se llame así no conduce a este monumento.

Hacía una noche magnífica y pudimos ir con el techo descubierto. Llegamos al Puente Alexander III dedicado a este Zar. La primera piedra fue puesta por el Zar Nicolás II. En 1975 fue declarado Monumento Histórico de Francia, y une la explanada de Los Inválidos con Le Gran Palais y Le Petit Palais. Es el símbolo de la Belle Époque, y tiene un único arco. Hay unas estatuas que representan a las ninfas del río Sena y a las ninfas del río Neva. Lo iluminan 32 candelabros de bronce, y en los extremos tiene cuatro columnas cuadradas con Pegasos de bronce en la parte superior.

Una foto curiosa, con la Tore Eiffel entre los pilares del Puente AlexanderIII


A nuestra derecha aparece La Asamblea de París, o como también se le llama, el Palacio Bourbón. Es la Cáma Baja del Parlamento francés. Se construyó antes de la Revolución Francesa en estilo neoclásico, y posteriormente, Napoleón Bonaparte modificó la fachada principal con las 12 columnas y el frontón. Se une a través de una galería con otro palacete cercano. El Puente de la Concordia une este edificio con la Plaza del mismo nombre, en líne con la Madeleine.
Nos vamos aproximando a una de las joyas de la arquitectura parisina.
Este edificio preciosísimo es la Galería Kugel, donde se subastan joyas, muebles, etc. Merece las dos fotos.
Siguiendo nuestro paseo nos encontramos con el Museo de la Legión de Honor, cuerpo formado por militares y civiles destacados en honor y talento, cuya insignia es una estrella de 5 puntas. Se encuentra alojado en el Palacio de Salm.
Y ahora el Museo D'Orsay, antigua estación convertida en pinacoteca de pintura impresionista.
El Puente Real por la margen izquierda. Es el tercero más antiguo de París y se llama así por estar cerca de Palacio. Es Monumento Histórico de Francia.
El tráfico por el Sena es bastante fluído, pero son numerosas las barcas que se pueden ver con gente cenando o disfrutando de espectáculos.
Muy interesante también el Instituto de Francia y la Biblioteca Mazarinos, que están unidos a la otra orilla por el Puente de las Artes, llamado así porque está delante del Louvre, que es también llamado el Palacio de las Artes. El puente es peatonal.

El Palacio de la Moneda, con esculturas en la parte superior: La Prudencia, la Fuerza, el Comercio, la Abundancia y la Paz.
Y ahora atravesamos el Puente Nuevo, que paradòjicamente es el más antiguo de París. Es también Monumento Histórico de Francia. Fue el primer puente construido enteramente en piedra. Es inconfundible por esos balconcillos, como pequeños púlpitos, y tiene una estatua de Henry IV, el rey más querido por los franceses. Aquí empezamos ya a entrar por la margen izquierda, en la Isla de la Ciudad.
La Casa del Derecho y la Justicia del decimo séptimo distrito de París.
La Prefectura de Policía.
Y aquí tenemos ya Notre Dame, espléndida con sus dos torres cuadradas.
Seguimos viéndola por la fachada lateral.

Y por esa fachada llegamos al Puente del Arzobispado, que está lleno de candados. Dice la leyenda, que si dejas uno, volverás a París. Yo dejé una cinta y volví. Se llama así, porque muy cerca de aquí estaba la vivienda del Arzobispo de París. Es el más bajo y de los más estrechos que atraviesan el Sena.
Puente de La Tournelle. Junto a él hay muchas barcas que sirven de viviendas, situadas en la margen izquierda. Aquí se ve algo la estatua de la Santa.
En ésta se ve mejor. Ya hemos atravesado el puente y podemos ver una columna con la imagen de Santa Genoveva, patrona de París. El primer y último arco de este puente, discurre por el muelle.
El edificio de las luces es el Instituto del Mundo Árabe. El puente es el de Sully, dividido en dos por la Isla de San Luis. El nombre viene de Maximilien de Bethune, duque de Sully, ministro del rey Henry IV. Como se puede ver, las barcas pasan bastante justas de altura.
Mientras damos la vuelta para rodear la Isla de San Luis, en el Quai de Saint Bernard se divierten muchos jóvenes. Hay un gran ambiente.
Otra parte del muelle, donde había unas figuras artísticas bastante modernas, aunque a mí no me gustaron.
Seguimos dando la vuelta. Preciosos edificios en el Quai de Henry IV.
Un chaflán muy parisino.
Ya estamos por la margen derecha del Sena, todavía dentro de la parte de las islas. El Puente Marie. Hecho de piedra, y uno de los tres más antiguos de París. Llamado así por el ingeniero que lo construyó. Los arcos son desiguales y tiene unas hornacinas para poner santos, aunque nunca se pusieron.
Aquí podemos ver por la parte izquierda, las torres de Notre Dame, que quedan al otro lado.
ala Conciergerie, antigua prisión de donde salieron para ser guillotinados en la Plaza de la Bastilla (hoy Concordia), los reyes de Francia Luis XVI y Mª Antonieta.

Se empieza a ver el Ayuntamiento.
El Puente de L'Arcole une el Hotel de Ville (Ayuntamiento) y Notre Dame. Fue el primer puente de París que se construyó en hierro forjado, en lugar de hierro fundido. Se llama así en conmemoración de la victoria en la batalla de Arcole.
El Ayuntamiento de París.

Seguimos nuestro paseo y pasamos ahora bajo el Puente de Notre Dame, de hierro fundido y con un solo arco.
El Tribunal del Comercio de París.
Vamos hacia el Puente Nuevo, donde pondremos fin al tramo del río que rodea las islas, y empezaremos a ver los edificios de la margen derecha.
Agáchense, que pasamos.................A la derecha se ve la Samaritaine.
Y aquí se ve mejor. Fueron unos grandes almacenes, con unas vistas magníficas desde su terraza, pero hoy día está cerrado.
Puente de las Artes.
La parte trasera del Louvre.

Seguimos por la fachada del Louvre.
El Museo d'Orsay, y a su izquierda el equivalente a Nuestro Monte de Piedad, o sea La Caissa des Dépots.
Puente del Carroussel, llamado así por el Arco del Triunfo de este nombre que hay en la Plaza. En los extremos hay cuatro estatuas, y tiene una sistema muy curioso de iluminación de las farolas a dos alturas, dependiendo de la hora. Iluminan a 13 ó a 20 metros de altura. Tambián hay aquí una placa conmemorativa de las víctimas del racismo.
Lo pasamos y es uno de los que más nos gustan.
El Puente Real, con un magnífico pabellón del Louvre al fondo.


Ya de vuelta, vemos de nuevo, el Instituto de Francia.
La Pasarela Solferino. Llamada así por la batalla del mismo nombre. Tiene un único arco, metálico, y recubierto de una madera exótica llamada ipé.
Aquí se ve bien la madera.
El Sena es un río con muchísima vida. Es el verdadero corazón de París.
Vamos llegando al puente Alexander III.
Es el más decorado de los puentes parisinos.
Al pasar el Puente Alexander III podemos ver la bandera del Gran Palais.
Nos cruzamos con un barco en el que la gente estaba cenando. Una gozada.
Y ahora seguimos hasta el puente del Alma, en cuyo subterráneo tuvo el accidente Lady Di, y que es por eso de los más conocidos, pero también tiene su historia: Se llama así por la batalla del río Alma de 1854. Antes había cuatro figuras, pero sólo queda "el Zuavo". Si le llega el agua a los pies, las orillas del Sena se cierran. Si le sube a los muslos, deja de ser navegable. En la crecida de 1910 le llegó el agua hasta los hombros. Ahora está un poco más elevado.
El Zuavo es una estatua de un soldado de infantería francés, originario de Argelia.
Siguiendo nuestro paseo, hemos pasado bajo el Puente d'Lena, también llamado así por la batalla que ganó Napoleón a los prusianos. Tiene cuatro guerreros en los extremos del puente, y está decorado con águilas imperiales. Es el une el Palacio de Chaillot con la Torre Eiffel.

Pasamos ahora bajo el Puente Bir Hakeim, que debe su nombre a la victoria de esta batalla.
tiene una doble planta. Por la primera pueden circular coches y peatones, y por la segunda pasa una línea de metro y hay un carril-bici. Está sobre la Isla de los Cisnes, y hay una escalera por la que se puede bajar a verla.
Está decorado con placas referentes a los soldados muertos en África.
Tiene grupos escultóricos en los pilares del puente y otras estatuas arriba.
Esculturas del Puente Bir Hakeim. Nuestro paseo toca a su fin.
Damos en la Isla de los Cisnes la vuelta junto a una réplica de la Estatua de la Libertad, y emprendemos ya el regreso al embarcadero, pasando otra vez por el Puente d'Lena.
La Torre Eiffel nos despide con toda su belleza.
Este recorrido lo haría una y mil veces, por la noche o por el día.